Embarazo

Parto Inducido

La ciencia con sus avances y estudios clínicos puede determinar con solo saber su fecha de última Regla, la semana de gestación incluso la fecha de parto probable. Claro, esto son solo aproximaciones bastantes cercanas y hay varios factores que pueden hacer que la fecha final sea muy distinta al pronostico más confiable.

Pero en determinadas ocasiones, tu médico especialista se ve en la necesidad de inducir al trabajo de parto y para esto existen una serie de condiciones. No toda mujer debe ser inducida. En esta publicación hablaremos a profundidad acerca de este tópico.

¿Cómo ocurre el parto natural o normal?

El trabajo de parto natural inicia cuando una gestante presenta contracciones uterinas dolorosas, que aumentan de intensidad, frecuencia y duración. Por lo general, llegan a ser 3 contracciones en menos de 10 minutos.

Parto Inducido

Calculadora de embarazo

Algunas mujeres llegan a la emergencia con dichas contracciones y adicionalmente han roto membranas (salida de un líquido claro con/sin grumos, por el canal vaginal). El cuello uterino sufre modificaciones, se acorta, se hace más amplio. Esto es lo que se denomina como dilatación. Un trabajo de parto normal, transcurre en un promedio de 8 a 12 horas.

Cuando está indicado la inducción del parto

La Inducción del Parto se trata de acelerar el proceso natural de un proceso de parto natural, el cual puede ser farmacológico o médico. Es decir, a través de la estimulación de ciertas estructuras que favorecen las contracciones uterinas o el descenso del bebé.

La inducción del parto se realiza para estimular las contracciones uterinas y que el trabajo de parto de la forma más natural posible. En líneas generales, se indica si se ve comprometida la salud de la madre o el feto.  Entre las indicaciones para un parto inducido tenemos:

  • Causas maternas: Hipertensión arterial gestacional, preclampsia o eclampsia, Diabetes gestacional no controladas.
  • Causas fetales: entre estas tenemos RCIU (Retardo en el crecimiento intrauterino), envejecimiento placentario, oligohidramnios (poco líquido amniótico), ovito fetal (muerte del feto), presencia de un meconio fluido (el bebé evacuó en la placenta) y una RPM (rotura prematura de membranas).
  • Otras causas: Un embarazo cronológicamente prolongado (41 semanas a 42 semanas)

Estas son las principales causas de porque tu médico podría inducir un trabajo de parto. Si no presentas ninguna de estas patologías, es mejor esperar la evolución espontanea de tu embarazo, lo ideal es que tu bebé permanezca por lo menos hasta la semana 39 en tu vientre.

De esta forma, las defensas inmunológicas de tu bebé estarán más fortalecidas y su desarrollo posterior será optimo, tanto a nivel psicomotor como intelectual.

¿Cuál es el la semana idónea para inducir un parto?

Como ya lo había mencionado lo ideal sería esperara hasta la semana 39, más tardar la semana 40 de la gestación. Es importante que el feto haya alcanzado la madurez pulmonar.

Parto Inducido

Pero si por alguna razón se debe inducir un parto, mínimo se debe hacer en la semana 37 de la gestación, el feto tiene para esta semana un peso y desarrollo que lo hace altamente viable para la vida.

Fármacos utilizados en la inducción del parto

Si la inducción del parto es inminente, por las causas ya descritas, existen formas farmacológicas y no farmacológicas de inducirlo. Empecemos por las farmacológicas. Entre las no farmacológicas existen 2  técnicas que   pueden ser utilizadas por tu médico tratante (solo un especialista debe hacerlo, una persona no capacitada puede comprometer tu vida y la de tu bebé).

El despegamiento de las membranas, tu obstetra al realizar el tacto, para evaluar el estado del cuello, pasa su dedo por las membranas que conectan el útero con el saco amniótico. Esto favorece la liberación de una sustancia llamada prostaglandinas, que es la encargada de las contracciones uterinas.

La amniorrexis, con un tu médico procederá a introducir por el canal vaginal un instrumento especial conocido como amniotomó, con el propósito de romper las membranas para que salga el líquido amniótico y las contracciones uterinas aumenten en frecuencia e intensidad. De esta forma, se acelera el trabajo de parto vaginal.

Recuerda, solo un profesional de la salud puede hacer estos procedimientos, en un área perfectamente controlada.

Si lo anterior no funciona, se suele recurrir a un fármaco conocido como Oxitocina. Esta es una prostaglandina sintética, que hará la función de una prostaglandina natural, por lo general se administra por vía endovenosa. Su tiempo de acción es rápido en menos de 30 minutos deberían iniciar las contracciones uterinas.

Parto Inducido

Inducción del parto y sus complicaciones

Como todo procedimiento que es invasivo, tiene complicaciones y algunos riesgos. Entre las complicaciones más frecuentes tenemos que, por sobre estimulación, las contracciones uterinas aumenten en gran medida y cause un desgarro uterino.

El exceso de contracciones uterinas puede alterar el foco cardiaco fetal, causando problemas al nivel del cordón umbilical o llevarnos a una rotura placentaria, haciendo que la paciente se descompense, por la pérdida de sangre.

En algunos casos y el porcentaje es mínimo la paciente puede llegar a un punto que no dilate más, que el bebé no descienda, y si este ya evacuo, (es decir, hay meconio en la placenta), puede que sea necesario realizar una cesárea.

Contraindicaciones para la Inducción

Existen situaciones que contraindican casi de forma absoluta un trabajo de parto y mucho más la posibilidad de inducirlo. Ya que si se lleva acabo de estar forma aumentan los riesgos para la madre y el nuevo bebe. Algunos de estas situaciones son:  

  • Placenta previa (la placenta del bebé obstruye de forma total o parcial el cuello uterino, es decir por donde saldrá)
  • Presentación podálica o transversa, que dificulte la salida del bebé por el canal del parto.
  • El cordón umbilical compromete el flujo de sangra hacia el bebé.
  • Infección vaginal o de transmisión sexual activa, por riesgo de que el feto se contamine.
  • Cesáreas anteriores recientes.

Como habrás notado, en ocasiones es imperativo inducir el trabajo de parto, y más si la vida de la madre o del feto se ve comprometida. El tomar esta decisión es un trabajo que harás de la mano de tu médico especialista, quien siempre deberá pensar tanto en tu bienestar, como en el de tu bebé.

[Total:1    Promedio:5/5]
Related posts
Embarazo

La Ovulación

Embarazo

Acidez en el Embarazo

Embarazo

El Embarazo Precoz en la Adolescencia

Embarazo

Embarazo Psicológico